17 de diciembre de 2010 por vani

Besos, mimos y amor

Fin de semana. Seguramente no hay dieta, tampoco gimnasio ni alimentos prohibidos. No corremos colectivos ni subimos escaleras. Estamos relajados, ninguna obligación nos levanta de la cama, y el desayuno tal vez se convierta en almuerzo. A la noche asado, pizza o la comida que más nos guste con postre incluido. Muchos brindaremos con amigos por el fin de año que se acerca.

Mmmmm, para una buena nutrición esto no funciona; no poner la alarma dos días colabora con el descanso; reunirnos con amigos, saborear manjares y degustar un buen vino combate nuestro estrés.

Como verás lo que parecía grave, no lo es tanto, siempre que pongamos un límite para no arrepentirnos al día siguiente, y asumamos el compromiso con el cuerpo de cuidarlo en la semana.

Sin embargo siempre hay algo que podés hacer para sentirte bien, quemar calorías y realizar ejercicio, sin esperar al lunes. Besos, besos y más besos.

Sí, la boca es la parte más móvil del cuerpo y un beso apasionado activa nada menos que 34 músculos y puede quemar hasta 26 calorías, mientras que un beso en la mejilla activa doce músculos faciales y consume 17 calorías. Además, si normalmente el corazón produce entre 60 y 80 latidos por minuto, con un beso apasionado se acelera pudiendo llegar hasta 150 pulsaciones, como consecuencia de la liberación de adrenalina.

Besos continuados posiblemente tengan como resultado “hacer el amor”. Una relación sexual intensa puede ayudar a consumir hasta 700 calorías, mientras que una menos vigorosa puede reducir 200 calorías. A su vez disminuye la presión sanguínea aumentando la salud cardíaca.

¿Vas a esperar al lunes con lo que te acabo de contar? No será el modo más indicado para bajar de peso, pero seguro es la manera más linda de quemar calorías.

Buen fin de semana y a aplicar la fórmula: Besos + Mimos + Amor

30 de noviembre de 2010 por vani

Uno de esos días…

Hoy apagué la alarma y seguí durmiendo, algún ruido que evidentemente mi cerebro registró me hizo saltar de la cama a la ducha para luego salir corriendo de casa. En el camino café y, aunque me tienta una medialuna, elijo una barrita de  cereal. LLegué justo a dar la clase, a las dos horas estaba nuevamente en la calle bajo el calor. Después de varias cuadras tomé el subte y en treinta minutos estaba desplomada en el sillón. Moría por un vaso de agua. Tomé una botellita mientras disfrutaba de un yogur bien frío. El día no me daba respiro, enseguida debía volver a salir. ¿El almuerzo? no, paso… sino no llegaría a tiempo. Mate, tostadas, alguna galletita y gaseosa pasaron por mi estómago durante la tarde. LLegó la noche y con ella el cansancio. Ganas de NADA. ¿Cocinar? ni loca. Corté cubitos de queso, unos tomatitos cherrry, lata de sardinas, aceitunas y tostadas de gluten. Parece que esa fue mi cena. El postre: sólo unos mates y un cuadradito de hojaldre con dulce de leche (un manjar regalo de mamá) A dormir.

Repaso el día y me sorprendo. Salí sin desayunar, estuve horas sin hidratarme, el almuerzo lo pasé de largo, la merienda un desastre y la noche sin palabras. Cuántos días viviremos así, creo que pasan sin darnos cuenta. De golpe nos sentimos sin energías, algo hinchados, la piel opaca y con ganas de comer un rico plato de comida.

La vida acelerada de la ciudad, las obligaciones, el exceso de trabajo, el poco tiempo, la falta de sueño, nos lleva a cuidarnos poco y a veces nada. ¿Vos cuánto te cuidas? Detenete unos minutos y respondé honestamente a estas preguntas. Las respuestas, otorgadas por profesionales del Hospital de Clínicas,  te dirán si vas por buen camino, y sino siempre se está a tiempo de cambiar.

Por la Lic. Cinthya Musso y equipo. Departamento de Alimentación

¿Cuantas comidas realiza a diario?
Es importante realizar cuatro comidas diarias: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Esto permite consumir cantidades variadas y moderadas de todos los alimentos que nuestro cuerpo necesita.
Es fundamental, empezar el día con un buen desayuno porque ayuda a conseguir un óptimo rendimiento físico e intelectual.

¿”Picotea” entre comidas?
El picoteo entre comidas es un mal hábito de alimentación, ya que en la mayoría de los casos los alimentos que se ingieren no son saludables. Para evitarlo, es aconsejable realizar las 4 comidas diarias y llevar una dieta equilibrada.

¿Cuántas porciones de frutas y verduras consume en promedio por día?
Es recomendable comer cinco porciones entre frutas y verduras por día, dado que ofrecen a nuestro cuerpo vitaminas, minerales, fibra y agua. Por lo menos una vez al día deben consumirse crudas.

¿Consume carne de pollo, vaca o pescado?
Deben consumirse siempre en una de las comidas principales (almuerzo o cena), retirando la grasa visible Todas las carnes tienen similar valor nutritivo, por eso es recomendable aumentar el consumo de carnes blancas.

¿Le agrega sal a las comidas en la mesa?
Es aconsejable no salar los alimentos, solo agregar poca cantidad al finalizar la preparación. También es bueno suprimir el uso del salero en la mesa y disminuir el consumo de alimentos muy salados, dado que la sal se encuentra presente naturalmente en casi todos los alimentos y esta cantidad es suficiente para cubrir nuestras necesidades nutricionales  El exceso de consumo de sal produce hipertensión, que es una enfermedad sin manifestaciones clínicas.

¿Cada cuánto consume comidas rápidas (pizzas, empanadas, fritos, hamburguesas?
Las comidas rápidas deben consumirse ocasionalmente porque no son saludables ya que aportan muchas calorías, sodio y grasas.

¿Consume al menos 2 litros de agua al día?
Es importante consumir al menos 2 litros de agua diariamente porque,  además de saciar la sed, mejora la hidratación, regula el buen funcionamiento de las células, favorece el transporte de nutrientes, elimina toxinas y mantiene la temperatura corporal.

¿Cuántas porciones de lácteos consume al día? (porción: 1 vaso o taza, ½ cassete de queso fresco, 3 fetas queso  máquina).
Los lácteos aportan calcio, que es un nutriente importante para los huesos. Se deben consumir dos porciones diariamente para poder cubrir con nuestras necesidades.

¿Cuántas horas de actividad física (programada) realiza por semana?
Realizar actividad física diariamente es importante para mantener el bienestar físico y mental. Además, ayuda a controlar la ansiedad y el estrés.

¿Consume vino o bebidas alcohólicas en las comidas?
Debe evitarse el consumo excesivo de bebidas alcohólicas por que aportan “calorías vacías”.  Se recomienda, como máximo, dos vasos de vino tinto al día.

12 de octubre de 2010 por vani

Una visita a tiempo

Aunque morir sea tan natural como nacer, no deja de sorprendernos cuando alguien cercano o conocido fallece, y más aún cuando a esa persona le queda mucho por vivir. Hace pocos días a todos nos shockeó la muerte de Romina Yan. No demoraron en aparecer los comentarios sobre su juventud, madre de tres hijos, llena de vida… y enseguida la reflexión en voz alta de “me podría haber pasado a mí”.

Tal vez sí, tal vez no, lo cierto es que cada uno de nosotros somos UNO y no sirven las comparaciones con el otro. Somos nosotros los que debemos conocernos y cuidarnos para, dentro de lo que es predecible y puede ser prevenido, llevar una mejor calidad de vida y tener un cuerpo sano.

Es probable que hasta los treinta años hayas llevado una vida sin complicaciones habiendo tenido malos hábitos alimenticios, poca actividad física y alguna esporádica visita al médico. El problema es que todas estas malas costumbres son acumulativas en el organismo y sus consecuencias tarde o temprano comienzan a aparecer.

Siempre es bueno abandonar el sedentarismo y tener una dieta sana pero debe ser controlado. No importa la edad que tengas para comenzar a incorporar hábitos saludables sino cómo hacerlo. No podemos inventarnos una dieta de la noche a la mañana o bajarla de internet, tampoco exigir el cuerpo de un día para otro con sobre entrenamiento o correr una maratón.

Seguramente algunos harán el intento y les parecerá que pueden, pero todo es un parecer. Si salás mucho tus comidas, si consumís café con frecuencia, si no te hidratás lo suficiente, si no respetás las ocho horas de descanso, tu organismo no está en plenitud aunque en apariencia no lo notes.

Consejo: nadie más indicado que el médico para decirnos si estamos en condiciones de realizar alguna dieta y comenzar una actividad física. Con un buen chequeo general sabremos qué comer, cuál es la actividad indicada para incorporar a nuestra rutina y cuándo empezar.

Todo puede cambiar y mejorar pero debe ser gradual y controlado. Hay especialistas que están para ayudarnos a hacer el camino correcto y sin atajos.

Dejá de lado los miedos y las comparaciones, conocerse a sí mismo es cuidarse. No pierdas tiempo, agendá la visita al médico y hacé una vida sana con responsabilidad.