17 de diciembre de 2010 por vani

Besos, mimos y amor

Fin de semana. Seguramente no hay dieta, tampoco gimnasio ni alimentos prohibidos. No corremos colectivos ni subimos escaleras. Estamos relajados, ninguna obligación nos levanta de la cama, y el desayuno tal vez se convierta en almuerzo. A la noche asado, pizza o la comida que más nos guste con postre incluido. Muchos brindaremos con amigos por el fin de año que se acerca.

Mmmmm, para una buena nutrición esto no funciona; no poner la alarma dos días colabora con el descanso; reunirnos con amigos, saborear manjares y degustar un buen vino combate nuestro estrés.

Como verás lo que parecía grave, no lo es tanto, siempre que pongamos un límite para no arrepentirnos al día siguiente, y asumamos el compromiso con el cuerpo de cuidarlo en la semana.

Sin embargo siempre hay algo que podés hacer para sentirte bien, quemar calorías y realizar ejercicio, sin esperar al lunes. Besos, besos y más besos.

Sí, la boca es la parte más móvil del cuerpo y un beso apasionado activa nada menos que 34 músculos y puede quemar hasta 26 calorías, mientras que un beso en la mejilla activa doce músculos faciales y consume 17 calorías. Además, si normalmente el corazón produce entre 60 y 80 latidos por minuto, con un beso apasionado se acelera pudiendo llegar hasta 150 pulsaciones, como consecuencia de la liberación de adrenalina.

Besos continuados posiblemente tengan como resultado “hacer el amor”. Una relación sexual intensa puede ayudar a consumir hasta 700 calorías, mientras que una menos vigorosa puede reducir 200 calorías. A su vez disminuye la presión sanguínea aumentando la salud cardíaca.

¿Vas a esperar al lunes con lo que te acabo de contar? No será el modo más indicado para bajar de peso, pero seguro es la manera más linda de quemar calorías.

Buen fin de semana y a aplicar la fórmula: Besos + Mimos + Amor